Celebridades sobre ruedas: Steve McQueen, un fanático conductor en la pantalla grande y en la vida real.

1824 0

Tan solo mencionar el nombre del astro de Hollywood Steve McQueen (1930-1980) nos lleva a rememorar una serie de escenas de acción en vehículos a alta velocidad que protagonizó en varias de sus exitosas películas. Su pasión por los autos lo llevó a prescindir de dobles para grabar las escenas en que sus personajes conducían, pilotear en importantes circuitos y a tener una importante colección de automóviles.

 

Con formación profesional en el reputado Actors Studio y participación en importantes filmes ya fuera como actor secundario o en roles principales, McQueen fue apodado “Mr of Cool” debido a su personalidad.

 

 

McQueen al volante en la pantalla grande

 

 

“Bullit” es el título que se viene instantáneamente a la memoria si recordamos al actor, cinta en la que interpreta al detective homónimo a los mandos de un Ford Mustang GT 390 Fastback. El propio McQueen es el que circula a más de 200 kilómetros por hora por las calles de San Francisco.

 

 

Si de películas de carreras hablamos, “Le Mans” es una de las más importantes, centrada por cierto en la competición de 24 horas que se desarrolla anualmente en el circuito de Le Sarthe, Francia. En este filme es McQueen quien conduce un Porsche 917K.

 

En el filme “The Hunter”, el actor norteamericano maneja un Chevrolet Styleline De Luxe 1951. Tan contento quedó con el auto, que lo compró para su colección. Hasta hace pocos años su dueño fue Rick Harrison de la serie televisiva “El Precio de la Historia”.

 

McQueen al volante en la vida real

 

La colección de motocicletas y autos del actor fue extensa. Tal como ocurrió con el Chevrolet mencionado antes, McQueen buscaba siempre adquirir los autos que había manejado en una película. A éstos sumaba otros de sus preferidos, como varios exponentes de la casa italiana Ferrari: un 250 GTO 1962; un 250 GT Berlinetta Lusso 1964 y un 275 GTB/4 NART Spyder 1967, uno de diez fabricados.

 

 

En el garage del actor también coexistieron heterogéneos modelos, como un Jaguar XKSS 1956; un Winton Flyer 1904; un Hudson Wasp 1952; un Shelby Cobra 289 y varios Porsche: un 911S 1969, un 911 Carrera Turbo 1976 y un 1600 Super Speedster 1958.

 

McQueen al volante en las pistas

 

 

No solo los manejó a diario y en las películas. Su pasión fue más allá, a tal punto que se dio el lujo de competir en diversas pistas a los mandos de diversos modelos, como un Cooper T-56 Mark II 1961; un Lotus Eleven 1959 o un Austin Healey “Sebring Sprite”.

 

 

Su momento cúlmine en las pistas fue en las 12 Horas de Sebring de 1970, donde a los mandos de un Porsche 908/2 Flunder Spyder llegó en segundo lugar tras el ítalo estadounidense campeón de Fórmula 1 Mario Andretti.

 

 

La carrera de McQueen se apagó a los 50 años, existencia donde aparte de ser el “King of Cool” fue un “King of Cars”.

 

 

Nota para ClassicCars por José Francisco Valenzuela

Edición por Javier Fernández G.

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *